Durante la reconquista, las Órdenes Militares se encargaban de defender las fronteras. La Orden de Santiago actuaba en la Mancha Oriental. Cuando se conquista Cuenca, ya habitaba en algunas zonas de la provincia, que también se ocupó de repoblar, fundar pueblos, y construir fortalezas e iglesias. (1)

En un principio se negó a reconocer la autoridad de los obispos sobre sus parroquias, lo que llegó a crear un conflicto de intereses (2)

En 1193 el Obispo de Cuenca y el Maestre De Santiago firman un primer acuerdo, en el que las iglesias pertenecientes a la Orden y ubicadas en la provincia diocesana de Cuenca, debían entregar cada año al obispo la cuarta parte de los Diezmos del vino del pan, de los corderos y la mitad de las Caloñas. (3)

En 1210 D. García Obispo de Cuenca, dona al cabildo para el refectorio, los derechos de las iglesias de Zarza de Tajo, Santa Cruz y Belmonte. (4)

En 1224 el obispo D. García exigió que las iglesias de la Orden de Santiago de Belmonte, Sta. Cruz, la Zarza, Villaverde, Cabeza Mesada, etc. contribuyeran igual que las demás iglesias que estaban bajo jurisdicción del obispado de Cuenca. El Papa Honorio III, para solucionar el conflicto nombro al Obispo y Deán de Toledo y al Arcediano de Talavera como mediadores; se firmó un acuerdo entre las partes enfrentadas, con las mismas condiciones que en 1193. El Prior de Uclés pagaría lo correspondiente de la partición de las colectas, la Orden seguiría nombrando a los clérigos de sus iglesias y el Obispo daría su consentimiento; el Prior de Uclés sería el juez de todas las iglesias de la Orden situadas en diócesis de Cuenca; se asoció el Priorato de Uclés a la diócesis de Cuenca. (5)

El Priorato, poseyó diversas iglesias en las tierras reconquistadas a los musulmanes, entre ellas la primitiva iglesia Parroquial de Belmonte, anterior a la actual, construida por la Orden, entre los años 1175 y 1186, (6) sobre un templo anterior Visigodo.

Ocupaba la zona de la actual iglesia desde el Ábside, hasta la entrada del Coro. El templo por dentro era de construcción muy sencilla, bastante pobre y funcional, compuesta de tres naves de tipo basilical latina, las paredes estaban revestidas de yeso y el techo era de madera. (7)

Su altar de pizarra de unos dos metros, datado en el siglo XII o XIII, apareció en unas excavaciones realizadas debajo del altar actual, así como unos azulejos de cerámica de Manises del siglo XIV, pertenecientes al pavimento del presbiterio. (8)

En un pleito del II Marqués de Villena, D. Diego López Pacheco con el Obispo de Cuenca en 1525, aparecen testimonios de como era la antigua parroquia por dentro así lo relataba uno de los testigos: “Se acordaba que siendo monaguillo de la iglesia había visto que de media abaxo estaba de yeso y de madera muy vieja(9)

El edifico en sí no era muy alto (10), los lienzos que aún quedan en la zona baja del ábside y alguna pared interior son de roca de tipo sedimentaria compacta, lo que hace suponer que exteriormente todo el edificio era igual.

Un testigo de la época declaraba: “la Iglesia Parroquial que antiguamente había habido en Belmonte era una iglesia pobre y de baxos y pequeños edificios. (11)

Otro testigo de 71 años, Cura de Pedroñeras: “Que se acordaba de haber visto cierta parte de la iglesia de Belmonte que estaba muy vieja y de pobres edificios…” (12)

Su desaparición se debe a la construcción, sobre el mismo solar, de una Colegiata por parte del marqués de Villena, previa autorización del papa en el Concilio de Basilea de 1436. (13)

————————————————————————-

  1. Derek W. Lomax: La Orden de Santiago MCLXX_MCCLXXV, Administración Eclesiástica, pág. 193, Escuela de Estudios Medievales Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid-Barcelona 1982, Madrid, año 1965.
  2. Derek W. Lomax: La Orden de Santiago MCLXX_MCCLXXV, Administración Eclesiástica, pág. 194, Escuela de Estudios Medievales Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid-Barcelona 1982, Madrid, año 1965.
  3. María Emma Espoille de Roiz: Repoblación de la tierra de Cuenca, siglos XII a XVI, pág. 210.Annuario de Estudios Medievales, ISSN. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid-Barcelona 1982.
  4. Luis Andújar Ortega: Belmonte cuna de Fray Luis de León, su Colegiata, pág. 39. Imprenta Evigraf, Segunda Edición. Año 1995.
  5. Derek W. Lomax: La Orden de Santiago y el Obispo de Cuenca en la edad Media, pág. 306 y 307, anuario de Estudios Medievales, ISSN. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid-Barcelona 1982.

.